Cándido López 1840 – 1902

We Perform De padres argentinos y nacido en la ciudad de Buenos Aires en 1840, Cándido López muestra tempranamente aptitud para la pintura. Ha sido categorizado en el conjunto naïf, célebre por sus cuadros históricos sobre la Guerra de la Triple Alianza. Tuvo como maestros a Baldassare Verazzi y Carlos Descalzo. Inicia su carrera artística como fotógrafo daguerrotipista, lo que le ayudaría para su posterior carrera como pintor: se hizo observador de encuadres, minucioso por la realidad, y se interesó por documentar lo que veía como momentáneo, para intentar “eternizarlo”.

art

200px Candido lopez selfportrait 1858

 

En 1860 instaló su hogar en Mercedes donde dos años más tarde retrató al recientemente asumido presidente Bartolomé Mitre.

art

lopez desembarco de tropas aliadas 1860

 

En 1863 trabó amistad con el pintor muralista Ignacio Manzoni, quien promovió en él la idea de explorar los colores y las perspectivas

Estaba planeando un viaje de perfeccionamiento a Europa cuando estalla la guerra del Paraguay se enrola en el Batallón San Nicolás y va a la zona de conflicto con el grado de teniente segundo.

art

lopez invernada del ejercito oriental 1866

 

Participó en los combates de Paso de la Patria e Itapirú. Durante el tiempo libre entre combates – su regimiento no participó en operaciones ofensivas en ese período- pintó varios paisajes de campamentos militares. Los envió a Buenos Aires, donde fueron vendidos y se hicieron muy populares, ya que la población estaba interesada en cualquier cosa que la acercara a la situación en el frente de combate. En septiembre de 1866 es herido en la batalla de Curupaytí y pierde parte del brazo derecho. Cuando recupera progresivamente la salud comienza a educar su mano izquierda, con la que realiza la mayor parte de su obra conocida.

art

lopez pasaje del arroyo san joaquin 1865

 

En 1872 se casa con Emilia Magallanes con la que tiene doce hijos. En 1879 se traslada de Carmen de Areco, concluyendo allí los 29 óleos basados en apuntes tomados durante la guerra, que expone en marzo de 1885.

Para desplegar las escenas de las batallas, los movimientos y desembarcos de las tropas y la vida en los campamentos, el pintor eligió sobre todo un formato muy poco usual de telas muy horizontales, en una proporción de uno a tres, que le permitía narrar con todo detalle acciones múltiples y simultáneas y describir los escenarios naturales en que transcurrían los episodios. Al mismo tiempo, optó por puntos de vista altos que extienden aún más la profundidad de las perspectivas, pudiendo desarrollar las acciones bélicas en superficies de terreno que se prolongan extensas hasta las líneas de horizonte ubicadas en la parte superior de los cuadros. El color, tan definitorio de su pintura, no es resultado de la fidelidad visual sino de la memoria emotiva y del aprendizaje juvenil anterior a la guerra. López ya reconocido como pintor-soldado inválido, se afianzó en un modo de representación, sostenido en la minuciosidad de los detalles de pequeñas anécdotas, el punto de vista alto y las vistas panorámicas, en el efecto de la narración de la cotidianidad de los campamentos –tan presente en la literatura sobre la guerra-, en los movimientos de las tropas y los avances hacia la batalla.

art

lopez retrato de bartolome mitre 1862

 

López trabaja todas las imágenes con el detalle de la miniatura aplicado a obras, sin embargo, de gran tamaño. Crea estructuras pictóricas simples y firmes entre los planos de tierra y de cielo y las construcciones de los campamentos y las presencias de ríos, esteros, árboles y montes. Se trata de cuadros armados sobre el valor de la narración total y de los fragmentos, y sobre su veracidad documental.

Entre 1888 y 1895 sigue trabajando instalado en la localidad de Merlo. Pintan entonces cuadros sobre la guerra del Paraguay a partir de sus libretas de apuntes del campo de batalla, pero también empieza a cultivar con mayor frecuencia la naturaleza muerta y los bodegones, algunos de los cuales firma como “Zepol” (reversión de su apellido.

En 1895 establece su taller en el Cuartel de Inválidos en Buenos Aires. Su obra Ataque del Boquerón- Batalla del Sauce forma parte de la exposición organizada en el Pabellón Argentino de 1898 y es adquirida por el Museo Histórico Nacional.

Murió en 1902 siendo enterrado en la bóveda del Círculo Militar del Cementerio de la Recoleta.